La Teoría del Primer Principio: el secreto de la innovación de Elon Musk

la teoría del primer principio

 

Cuando pensamos en los innovadores más destacados del mundo hoy en día, hay uno que inmediatamente viene a nuestra mente: Elon Musk. 

En los últimos 19 años ha cambiado la forma en que la gente usa su dinero en línea, ha provocado que los coches eléctricos se conviertan en algo intensamente deseable y también ha logrado ahorrar una gran cantidad de recursos con sus lanzamientos al espacio. Muchos de los logros de Musk han sido en nombre de ayudar a la humanidad, pero en ese tiempo también ha ganado unos 22.000 millones de dólares, por lo que el beneficio también ha supuesto uno de sus principales objetivos.

Pensar en el éxito de Musk a menudo recuerda al personaje de Tony Stark de la película Iron Man, alguien que tiene una enorme cantidad de dinero y lo utiliza para fabricar productos experimentales de alta tecnología que buscan ayudar a resolver problemas, pero no se trata de un retrato exacto. Musk no ha tenido éxito debido al dinero que tiene, tiene el dinero porque ha tenido éxito. Este éxito viene no sólo de una gran mente, sino también de las formas en que aborda los problemas, una teoría que está ganando popularidad a pasos agigantados: La Teoría del Primer Principio. 

¿En qué consiste La Teoría del Primer Principio?

Esta teoría descansa en la idea de que un problema debe ser descompuesto hasta su nivel básico más absoluto, y a partir de ahí volverlo a construir. El pensamiento regular consiste en mirar lo que otros están haciendo o lo que otros han hecho, y dar forma a una solución alrededor de la lógica percibida de esa situación. Sin embargo, replanteárselo todo, desde elemento más simple al más complejo es el proceso que verdaderamente representa la gran evolución.

Un buen ejemplo de esto, que Musk ha protagonizado en primera persona, es la del coste de las baterías. El pensamiento tradicional dice que construir baterías cuesta una enorme cantidad de dinero, alrededor de 600$ por kilovatio/hora. Con el fin de superar este desafío, Musk estudió las partes constitutivas de una batería individualmente, identificando cuántas podría comprar en el mercado de metales de Londres y trabajando después en la mejora de cada uno de esos elementos. De repente, la forma tradicional de pensar sobre los costes de las baterías salió por la ventana. En su lugar, Musk descubrió que sus compañías podrían construir baterías por sólo 80$ por kilovatio/hora, un 87% de ahorro.

 

Musk descubrió que podían construir baterías por sólo 80$ por kilovatio/hora, un 87% de ahorro Clic para tuitear
elon musk

Elon Musk.

 

Sin embargo, esta teoría no trata sólo de romper y mejorar el pensamiento existente, sino que también es clave para la construcción de futuros productos que tienen el potencial para cambiar el mundo. Uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos hoy en día es la transición de los tradicionales automóviles de combustibles fósiles a vehículos eléctricos o híbridos. En la actualidad el principal problema es puramente que el número de baterías que se pueden crear no es suficiente para atender el número de coches eléctricos en la carretera. Como ejemplo, para que Tesla cumpla con las órdenes de compra ya hechas para sus modelos se necesitaría que cada fabricante de baterías en el mundo fabricara exclusivamente baterías de iones de litio para ese coche. Teniendo en cuenta que las baterías de iones de litio se utilizan ahora para todo, desde destornilladores eléctricos hasta computadoras portátiles, esto no es posible.

La mayoría de la gente pensaría que esto significa que Tesla no puede cumplir sus órdenes, pero a través de la Teoría del Primer Principio, Musk ha logrado crear el gigafactory, una enorme fábrica de baterías de iones de litio que se comenzó a construir en Reno, Nevada, en septiembre de 2014. Desde agosto de 2017, ya están produciendo más baterías que cualquier otra fábrica en el mundo y todavía está en sólo al 30% de su capacidad total.

gigafactory

Gigafactory de Tesla en Reno (Nevada).

Esta idea resuelve no sólo la cuestión de la disponibilidad de la batería de Tesla, sino que a través de la teoría de Musk los costes de producción de las baterías se reducen y provocan la reinvención de la industria existente.

Otras soluciones

La teoría del primer principio se puede aplicar a casi cualquier problema de negocio y no necesita ser relacionada con algo que va a cambiar el mundo. El principio se puede aplicar a casi cualquier cosa, ya sea un problema importante con un producto, o un pequeño proceso dentro de una empresa. El enfoque de Musk es definitivamente ayudado por el hecho de que puede llamar a los mejores ingenieros del mundo para rediseñar y repensar nuevos conceptos, pero incluso si usted no puede permitirse contar con las mejores mentes del mundo para construir una nueva realidad, es un increíble herramienta de gran alcance para la innovación dentro de cualquier compañía.