La estrategia de la abeja: cuando la innovación es atender bien a tu cliente

clientes fieles innovación

clientes fieles innovación

 

Los beneficios de una buena atención al cliente son tantos que podríamos escribir un libro con ellos. Incluso las empresas contratan de vez en cuando a personas para que les recuerden cómo poner en práctica el arte de servir al otro. En nuestro día a día, nosotros actuamos como clientes y bastaría con reconocer aquellos aspectos que nos hacen decidir entre un producto o servicio de una empresa o de su competencia para tener éxito como vendedores. Sin embargo, en muchas ocasiones perdemos de vista la importancia de cuidar los detalles en esta fructífera relación. Por si acaso, te damos las claves.

No hay mejor marketing

Sin duda alguna, no hay publicidad que se compare a que un cliente te recomiende. La transparencia y la credibilidad que trae consigo este tipo de publicidad no la puedes comprar, sólo te la puedes ganar con una buena actitud. Esto eleva mucho más la reputación y mejora la imagen de la empresa.

Menos quejas, menos gastos

Tanto para el cliente como para la empresa es incómodo lidiar con las reclamaciones, que además de poner en riesgo la relación comercial también suele suponer incurrir en mayores gastos. Lo mejor es ahorrárselas atendiendo bien a los clientes, pero como en toda relación siempre pueden surgir dificultades. Lo importante es afrontar los problemas y resolverlos con una permanente actitud de mejora. Recuerda que un cliente que se va infeliz con el servicio probablemente no regrese nunca más. Pero, si sucede lo contrario y dejamos a un cliente satisfecho, el cliente regresará tantas veces como pueda por esa dosis de buena atención.

Lo importante es afrontar los problemas y resolverlos con una permanente actitud de mejora. Clic para tuitear

Hacer que el otro se sienta feliz hace que también te sientas feliz

Indudablemente, toda esta moda de sentirse bien consigo mismo se aplica a todas las facetas de nuestra vida. Si tratamos al cliente como si fuera especial, que sí lo es, éste también nos hará sentir especial.

Si tratamos al cliente de forma especial, éste también nos hará sentir especiales Clic para tuitear

 

Diferenciarnos de otros

En la actualidad hay mil y una empresas que hacen lo mismo que tú. Si no se atiende bien al cliente, nos reemplazarán. Eso lo debemos evitar a toda costa. El cliente percibe todas nuestras acciones, tanto las buenas como las malas, y es nuestro deber hacerlo sentir bien para que tenga motivos suficientes para quedarse con nosotros.

Haz como las abejas

Si después de todo esto no has comprendido realmente por qué debemos tratar de un modo especial al cliente, es hora de entender que la buena atención es como la miel para las abejas. Mientras más miel haya, más y más se incrementará el número de abejas que lleguen a tu panal, ya sea atraídas por las otras o simplemente por curiosidad. Mantener la lealtad no es nada fácil, es todo un reto. Podemos morir en el intento o alcanzar nuestra meta agregándole liderazgo, confianza y positivismo a nuestra actitud.

 

error: Content is protected !!