7 elementos básicos para construir una cultura innovadora

cultura innovadora

 

Cuando hablamos de innovación, lo primero que deberíamos asumir es que cada compañía está destinada a obtener los resultados que siembra. Es decir, que la ausencia de una cultura de innovación sólida y sostenible es muy probable que conduzca a resultados pobres o la muerte de la empresa. Los líderes empresariales inteligentes dan forma a la cultura de su empresa para impulsar la innovación. El éxito y los resultados positivos constantes provienen de la implementación y ejecución de estrategias, modelos de negocio, estructura, procesos, tecnologías y sistemas de incentivos que fomentan el talento. Pero, desde Canal Innova queremos ir un paso más allá y preguntarnos de qué manera las empresas pueden nutrir la innovación y motivar a sus talentos internos para impulsar su transformación. 

Definimos en concreto siete pasos imprescindibles para construir una estrategia de innovación invencible:

1. Defina la misión de tu empresa en torno a la innovación 

Muchas empresas no tienen una declaración de misión y muchas de las que que lo hacen utilizan declaraciones utilizan términos genéricos, como “mejor producto en el mundo”, “el mejor servicio al cliente”… Se trata de terminologías que no inspiran a los empleados para innovar. Una visión fuerte e inspiradora debe enmarcarse en cómo la compañía trabaja para cambiar el mundo de sus clientes, para mejor. Desarrolla una capacidad de innovación cambiando su cultura, lo cual requiere un trabajo arduo. Solo verá los resultados de este esfuerzo a lo largo del tiempo.

2. Cree la estructura para permitir a los empleados experimentar nuevas ideas con tiempo no estructurado

Las empresas innovadoras exitosas dan tiempo a sus empleados para alejarse de sus tareas diarias, para trabajar en proyectos personales o de la empresa no directamente relacionados con su trabajo. Luego, aproveche este proceso creativo. Google es bien conocido en la comunidad tecnológica por el “20% de tiempo”, que les da a los empleados un día a la semana para crear en base a sus pasiones, pero no es la primera compañía que lo ha hecho. Durante décadas, 3M Corp. ha asignado el 15% del tiempo de sus empleados a la innovación, lo que condujo a la creación de la nota adhesiva amarilla ahora omnipresente, entre otros productos.

Los programas de innovación eliminan las limitaciones que acompañan al trabajo tradicional y ofrecen un espacio seguro para el fracaso. Eso permite que las personas intenten obtener resultados arriesgando un poco más, dice Dan Pink, autor del libro best-seller Drive: La verdad sorprendente sobre lo que nos motiva .
Ver la innovación como una gestión de ideas es mucho más efectivo que verlo sólo como una comercialización. En la vista de comercialización, la única forma de ganar es tener una gran idea, proteger la patente sobre ella y llevarla al mercado. En la vista de administración de ideas, gana al identificar y ejecutar nuevos métodos. No tienen que ser nuevos productos; las ideas pueden ser para nuevas formas de hacer las cosas, o para nuevos modelos de negocios. Recompense a los empleados con tiempo para pensar, mientras les proporciona la estructura que necesitan.

El proceso de innovación necesita gestionar ideas, no sólo crear nuevos productos. Clic para tuitear

3. Reconocer la contribución de los empleados al proceso de innovación

Algunas compañías ofrecen incentivos monetizados, si bien es difícil asignar un valor cuantificado a la innovación. En otros casos se otorgan premios anuales de innovación para las mejores ideas y son los propios profesionales quienes eligen los proyectos ganadores. En cualquier caso resulta imprescindible construir un adecuado programa de reconocimiento para que los empleados vean compensado ese esfuerzo extra de conocimiento que les estamos pidiendo.

4. Regrese al pasado

Ninguna idea nueva es completamente original. Algunos conceptos pueden no haberse materializado por varias razones, pero siempre es bueno mirar el pasado y entender por qué no funcionó. Evita errores futuros, puede encontrar formas de mejorar los productos (nueva tecnología, nuevo proceso, nueva habilidad …). Las empresas de nueva creación que, por definición, no tienen un pasado pueden mirar lo que se hace en la industria, lo que no encontró el éxito, y estudiarlo a fondo para crear algo nuevo.

5. Preste atención a la cultura, no a las tendencias

La cultura es una ideología de masas, un sistema de valores y creencias tan profundo que no lo cuestionamos. Las tendencias son mucho más superficiales, cuesta más destacar frente a quienes las impulsaron y sus éxitos suelen ser efímeros. Base su estrategia en la cultura de su empresa y de su entorno, no en lo que está de moda.

6. Formación continua

El autodesarrollo es la clave del éxito de los empleados. En el mismo sistema en que la empresa debe crear una estructura para el tiempo no estructurado, esas mismas compañías deben crear programas formativos continuos. Permita que los empleados busquen nuevos intereses, aprendan y desarrollen nuevas habilidades.

7. Permita el error

La esencia de la innovación es que se requieren múltiples experimentos para crear con éxito nuevos productos, soluciones y servicios. El fracaso es parte del proceso de innovación. Cuando los empleados no temen al fracaso, se sentirán facultados para asumir riesgos y estar “locos”.

Cuando los empleados no temen al fracaso, se sentirán facultados para asumir riesgos. Clic para tuitear